Salto a las estrellas.

 

Estaba en una gran universidad griega antigua, en medio de la nada. El cielo era violeta y llovía levemente. Había grandes y gruesos pilares blancos que se perdían entre las oscuras nubes y escaleras en V invertida, dando a muchas plataformas y muchas habitaciones. Había toda una población estudiantil. Tenía compañeros ahí, pero no los sentía conocidos. Todos eran extraños.

 

De repente me dio por saltar por éstas escaleras, y me di cuenta de que podía flotar en el aire, y con mucha dificultad podía deslizarme a través de él a una altura prudente de unos dos metros. “¡Estoy volando! ésto sólo ha pasado en mis sueños”, pensé. “¡Ahora es real, puedo volar!”

 

Decidí entonces dar un paseo. Con mucho esfuerzo fui deambulando por las habitaciones y los jardines romanos en caricaturezca mímica de nadar en el aire, hasta que paré a tomar un descanso. Pensé que este asunto de flotar en el aire era muy divertido, tanto así, que hizo desaparecer por momentos la depresión por la que estaba pasando.

-Tú puedes hacer mucho más que eso- Escuché detrás de mí.

Era una mujer joven, no le calculaba más de unos 28 o 29 años. Se dirigió hacia mí.

-Sólo las almas que están en sus últimos etapas pueden volar en el plano físico.

-¿Qué quiere decir eso?- pregunté. No sabía quién era ni porqué apareció.

-Quiere decir que estás listo para dejar ésta humanidad, para dar el salto a las estrellas.

-Sigo sin entender. ¿Quién eres tú?

-Por el momento se te hace difícil emprender el vuelo porque estás muy atento a tu cuerpo físico, por eso no puedes elevarte hacia lo ulterior- Me explicaba. -Si de verdad ansías irte, debes subir hasta las estrellas y tu alma se encontrará con el todo.

 

Estaba muy confundido, la sola hipótesis de al fin abandonar éste mundo al que tan ajeno me sentía me daba miedo.

 

-¿Qué sucederá cuando me vaya?- Pregunté. Nunca como en ese momento me parecían tan bonitos los jardines, el cielo nublado, el pasto verde, las columnas perdiéndose en el cielo…

-Sucederá que regresarás a donde perteneces. Y estarás en casa- Me dijo.

 

Tenía en mente tantas preguntas que hacerle, pero para cuando estaba listo para articularlas ya había desaparecido.

 

Entonces sentí un estremecimiento debajo de mis pies, como si mi cuerpo entero estuviese listo y ansioso de partir. ¡Sin pensarlo más dí el salto de mi vida, subiendo de golpe cinco, diez, quince metros, y seguía subiendo! Sentía la violencia del viento en mi rostro, las gotas de llúvia clavándose en mi piel que tanto anhelaba subir, y subir, seguir subiendo lo más alto que pudiese. En la levantada llegué al límite de las nubes, dejando atrás la tormenta y cegando mis ojos ante aquel sol radiante, el aire cada vez más delgado.

 

Mientras seguía ascendiendo violentamente, empecé a sentir un regocijo como ningún otro en mi vida, mi cuerpo empezaba a cosquillear de tal manera que no pude ocultar una sonrisa radiante, de euforia, emoción, ya pronto todo iba a terminar. Empezaba a divisar los puntitos de las estrellas en el azul del cielo, seguía subiendo y volando en vertical. De repente empecé a sentir la fricción de la velocidad, y empecé a notar cómo mi piel iba consumiéndose de a poco en fuego. Pero no ardía, no quemaba, yo seguía subiendo mientras extendía los brazos como quien va a abrazar a alguien, mientras cerraba mis ojos y esbozaba una sonrisa de nostalgia. En cualquier momento terminaría.

 

Mi cuerpo se embulló totalmente en llamas, y sentí un resplandor violeta que iba separándose de a poco de mi piel, de mis brazos mientras llegaba al límite de la estratósfera. En un repentino sacudón me vi totalmente separado de mi cuerpo, como desde los ojos de una tercera persona, pude observar cómo una aurora humanoide se separó completamente de aquel cuerpo que ya no era mío, y que regresaba cayendo a la tierra, con el sonido típico de un trapo lanzado al aire. “Allá va mi cuerpo” pensé, las estrellas, las estrellas… ¡LAS ESTRELLAS!

 

(El emisor ha dejado de existir.)

 

Anuncios

2 pensamientos en “Salto a las estrellas.

  1. Querido Diario 2.0 dice:

    Reblogged this on Querido Diario Dos Punto Cero and commented:
    Diez.

  2. Querido Diario 2.0 dice:

    Excelente, me gustó mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s